590R002057.jpg
590R002057.jpg

DF HISTORIA MODERNA N.57 - EL ALAMO

Codice: 590R002057

€ 8,00

La defensa de la antigua misión española de El Álamo en 1836 frente al ejército mexicano al mando del general Santa Anna constituye un hito en la historia de Norteamérica todavía hoy, cuando el pasado está siendo más cuestionado que nunca en Estados Unidos. En realidad, la derrota y masacre de los hombres encabezados por William Travis, James Bowie y Davy Crockett, nombres que la literatura y el cine han hecho célebres, fue solo un episodio, y no el más sangriento, de la lucha por la independencia de Texas. Desde principios del siglo XIX, este vasto y escasamente poblado territorio fue objeto de la emigración de colonos protestantes de origen anglosajón, en su mayoría procedentes de los Estados Unidos, que pronto aventajaron significativamente a la población de raíces hispanas. El elemento racial y religioso tuvo poco que ver, sin embargo, en el estallido de la rebelión, que es preciso contemplar en un panorama de mayor amplitud. La adopción de un régimen centralista por parte de la República de México, que en su constitución de 1824 se definía como un Estado federal, fue el detonante de revueltas en varias provincias mexicanas, entre ellas la de Texas, cuya población anglosajona se resentía ya desde hacía algunos años ante la prohibición de la esclavitud en 1830 y las tentativas del Gobierno mexicano de poner coto a la inmigración desde Estados Unidos. El propio Santa Anna, más militar que político pese a desempeñar la presidencia de México, se puso al frente de un ejército que atravesó el río Grande dispuesto a aplastar sin contemplaciones la rebelión. Su racha de victorias se truncó inesperadamente en San Jacinto. Merced al triunfo de Sam Houston en esta batalla, Texas se convirtió de facto en una república independiente hasta su anexión en 1845 por parte de los Estados Unidos.

México, 1814-1836. De la revolución liberal, al fortalecimiento provincial por Mariana Terán Fuentes (Universidad de Zacatecas)

México, 1814-1836. De la revolución liberal, al fortalecimiento provincial por Mariana Terán Fuentes (Universidad de Zacatecas)

El 31 de enero de 1824 se proclamó el Acta Constitutiva de la Federación Mexicana, documento que marcaba un pacto entre las provincias y el Congreso General mexicano. Un pacto mínimo, lo han llamado algunos, que logró salvaguardar la unidad de una nación todavía en formación. El territorio del antiguo virreinato de la Nueva España se vería transformado por el sur y por el norte con notables cambios en su interior. Se declaraba una república representativa popular federal. Habían pasado largas discusiones en el congreso constituyente entre federalistas y centralistas; ¿qué le convenía a México? ¿Una república en la cual las entidades tuvieran el control político sobre su territorio, consideradas libres, soberanas y federadas, o una república con un gobierno central que ejerciese las principales directrices políticas, económicas, jurídicas y sociales para alcanzar la felicidad de la nación?

El estallido de la rebelión texana por Sam W. Haynes (University of Texas at Arlington)

El estallido de la rebelión texana por Sam W. Haynes (University of Texas at Arlington)

La historia de la Revolución texana se percibe en general como una cuestión estadounidense, un evento que abrió el camino para el rápido avance de los Estados Unidos hacia el oeste a través del continente, pero, al mismo tiempo, es también una cuestión mexicana, un conflicto con hondas raíces en la agitación política que sacudía al país desde que este obtuvo su independencia de España en 1821. La contienda de seis meses que comenzó en otoño de 1835 y terminó con la espectacular victoria de Sam Houston en San Jacinto constituyó, por lo tanto, un momento transnacional y transcultural único con consecuencias trascendentales para Norteamérica.

El Ejército mexicano frente a la campaña de Texas por Will Fowler (University of Saint Andrews)

El Ejército mexicano frente a la campaña de Texas por Will Fowler (University of Saint Andrews)

El Ejército mexicano a mediados de la década de 1830 era el producto de más de una década de reformas y conflictos internos. No debemos olvidar que entre la consumación de la independencia en 1821 y el estallido de la revuelta texana en 1835, México había padecido más de quince ciclos de pronunciamientos militares, entre los cuales varios de los levantamientos armados, como los de 1828 y 1832, resultaron particularmente violentos. Aunque para 1835 el Ejército mexicano había pasado por varias reformas estructurales importantes, no dejó de ser, por ello, una fuerza dividida que reflejaba las fracturas políticas y sociales de la comunidad a la que pertenecía, y que padecía de la misma inestabilidad que afligía el país en general.

El Álamo. La clave de la defensa de Texas por Richard B. Winders

El Álamo. La clave de la defensa de Texas por Richard B. Winders

¿Recordar El Álamo? Mucha gente lo hace. Sin embargo, los primeros historiadores y la cultura popular han dificultado la comprensión de las razones de la batalla. La película épica de John Wayne de 1960, El Álamo, da a entender que aquella era una misión abandonada en medio de la nada. Si esto fuera cierto, ¿qué otra cosa que la pura terquedad o el deseo de gloria podrían explicar por qué los texanos eligieron este lugar sin valor aparente para enfrentarse al Gobierno mexicano? La respuesta es que esta premisa sólidamente establecida es falsa, en el peor de los casos, o incompleta, en el mejor. La principal víctima de la batalla, al menos en lo que afecta a los estudiantes de historia, ha sido el contexto, que sí tienen en cuenta los historiadores e investigadores actuales.

Antonio López de Santa Anna. Soldado y político por Will Fowler (University of Saint Andrews)

Antonio López de Santa Anna. Soldado y político por Will Fowler (University of Saint Andrews)

Para muchos mexicanos el general Santa Anna figura como uno de los personajes más siniestros de la historia de la república. Ha sido representado repetidamente en novelas y películas a ambos lados del río Bravo como un tiranuelo cruel –“el Atila de la civilización mexicana”, “el Napoleón del Oeste”, “la causa exclusiva de todos los males de México”–. Se le ve como un caudillo tropical, egocéntrico, egotista y ególatra, mujeriego, jugador y amante de las peleas de gallos, que llegó a tiranizar México en once ocasiones distintas. Esta visión de Santa Anna, por muy llamativa que sea, está llena de imprecisiones y medias verdades que son difíciles de sostener, especialmente cuando se estudia de cerca su vida y su carrera política y militar.

“¡Recordad Goliad!”. La batalla de San Jacinto por Stephen L. Moore

“¡Recordad El Álamo!”. La batalla de San Jacinto por Stephen L. Moore

“Dios y Texas: victoria o muerte”. Estas fueron las últimas palabras escritas en una petición desesperada de ayuda, garabateadas por el teniente coronel William Barret Travis en la noche del 3 de marzo de 1836. En la mañana del 6 de marzo, mientras se leía aquel llamamiento ante los miembros de la convención reunida en Washington-on-the-Brazos, el humo se elevaba sobre la misión de San Antonio. Travis y sus rebeldes habían sido masacrados, con escasos supervivientes. Ninguno de los dos bandos se precipitó en busca de un nuevo choque. La batalla decisiva se produciría el 21 de abril en San Jacinto, junto a Buffalo Bayou. En ella, el ejército mexicano fue completamente derrotado, y su comandante, Santa Anna, hecho prisionero.

Texas, 1836-1845. Una república Imprevista por Charles Swanlund (Blinn College)

Texas, 1836-1845. Una república Imprevista por Charles Swanlund (Blinn College)

Muchos texanos de hoy día recuerdan los años de la república con enorme nostalgia. Ven en ella un período en el que Texas era libre e independiente y en el que, aunque la vida resultaba un desafío, los texanos –afirman– podían superar cualquier obstáculo haciendo gala de su tenacidad y autosuficiencia. Aunque esta interpretación puede resultar idílica para muchos, las circunstancias reales de la república fueron absolutamente diferentes. Tras la revolución, los texanos nunca tuvieron la intención de ir por libre, sino que una abrumadora mayoría deseaba la anexión a los Estados Unidos lo antes posible. Sabían que su posición era extremadamente delicada y eran muy conscientes de los desafíos que tendrían que superar para la supervivencia de Texas.

El legado de El Álamo por James E. Crisp (North Carolina State University)

El legado de El Álamo por James E. Crisp (North Carolina State University)

El Álamo no cuenta con un legado unívoco. El significado de la batalla allí librada en 1836 es controvertido en numerosos aspectos, entre otros, si era sensato intentar defender el recinto de la antigua misión a pesar de las escasas posibilidades de éxito. Que la decisión de hacerlo fuera inteligente, valiente, temeraria o sencillamente descabellada es una cuestión que mejor deben responderla los especialistas en estrategia y táctica militar, pero el sentido último del acontecimiento y su contradictorio legado no es tanto un reflejo de la situación de aquel momento sino de las circunstancias cambiantes por las que han atravesado Texas y los Estados Unidos durante los casi dos siglos que nos separan de la caída de aquella posición ante las fuerzas del general Santa Ann

Lingua

SPAGNOLO

Illustrazioni

Riccamente illustrato

Misure

21 x 30

ISBN

Della stessa collana...